Testigos de las grandes victorias  

Así como en las polvorientas revistas de papel periódico hasta las páginas digitales en una pantalla de computadora, las grandes hazañas se han escrito con la misma pasión. 

Fabricio Zavala García.Por Juan Luis Fuenzalida Pérez

Para las personas que aman el deporte hace más de una década, no podía faltar una revista Estadio en la sala de la casa.

Así comenzó una hermosa relación que jamás pensé que se convertiría en parte de una vida. Por los años 90 la revista Triunfo, Minuto 90, EL Gráfico y la revista Estadio formaban parte de la sana costumbre de leer deporte. Así como en Chile, esta revista nos contaba del mundial del 62, su homóloga ecuatoriana nos hablaba de una “Cortina de hierro” (defensa de Barcelona encabezada por Quijano, Lecaro, Macías y Bustamante) y de “5 reyes magos”( delantera de Emelec encabezada por José Vicente Balseca, Jorge Bolaños, Carlos Raffo, Enrique Raymondi y Roberto Ortega). También surgía la figura de una “Cabeza mágica” (Alberto Spencer, máximo goleador de la historia de la Copa Libertadores).

Eran cientos de portadas espectaculares, entrevistas increíbles, conjugadores de primer mundo acompañado de posters inolvidables que se pegaban en las paredes, marcando ese amor al deporte. Pero… no se había ganado nada.

Luego vino el tiempo de ir al estadio, vivirlo y leerlo, hasta que el título de periodista nos enrumbó por este camino que hoy compartimos.
Esta relación surgió a inicios del 2000, cuando recién iniciaba ese monstruo  llamado internet; y que le cortaba la cabeza a cientos de revistas y periódicos en el mundo.

Revista Estadio empezaba a encaminarse en la era digital; y de igual forma nuestros deportistas con sus hazañas, mantenían más vivo que nunca el deporte.

Los coleccionistas atesoraban los ejemplares, mientras que el nuevo milenio comenzaba a contarnos que Jefferson Pérez ganaba todo lo que podía en marcha, que Nicolás Lapentti ingresaba al top 10 en tenis y que Ecuador clasificaba por primera vez a un mundial de fútbol.

Vivimos la alegría de cantar el himno de Ecuador en tierras alemanas, ante los polacos, en un estadio que parecía nave espacial como el de Gelsenkirchen; y ver como los alemanes cambiaban sus camisetas por la de Ecuador; después vivir y escribir cientos de victorias futboleras inolvidables en Eliminatorias y Copa Libertadores, que en 2008 la pudo ganar Liga de Quito.

 Tuvimos esa Copa en nuestro lugar de trabajo, junto a José Francisco Cevallos, besamos esa coqueta novia de América, la acariciamos y la inmortalizamos en una foto.

Tal vez no fuimos parte de estos logros, pero si testigos de sus triunfos, para luego  amanecernos con la alegría que estas páginas serían leídas por nuevas generaciones, que tal vez exigirán más a nuestros deportistas y no se conformarán, como en algún momento, nosotros lo hicimos viendo festejar a otros. La diferencia está en que tuvimos la gran oportunidad de escribir las primeras victorias y vivir nuestras propias fiestas.    

 

 

 

 


 
Ediciones Anteriores
09 de abril de 2014
09 de abril de 2014
Foto reportaje LDU
Más Noticias
Radio Sport
Condor de Oro 2012




Fabricio Zavala
Fabricio Zavala
Juan Luis Fuenzalida
Alfredo Pinoargote

Suscripciones l Publicidad l Comentarios o sugerencias: webmaster@vistazo.com
Grupo ENSA: Vistazo.com l Revistahogar.com l Generacion21.com l Revistagia.com

© 2007 Revistaestadio.com